Make your own free website on Tripod.com
 Impresiones Quebec 2001
 
Viernes 20 de abril. Un grupo de chilenos (unos treinta) nos juntamos en los locales aledaños a la alcaldía de Quebec. Ahí,
vendrían a buscarnos una representante de la Cumbre de las Américas y una agente de la GRC. Ellas nos entregaron,
previa identificación, las credenciales temporales que nos permitirían franquear, no sólo las rejas del perímetro de
seguridad (que todos deben haber visto en la televisión o en los periódicos), sino que las barreras, propias a un
aeropuerto, a la entrada del Chateau Frontenac, lugar en el que tendríamos un encuentro con el Presidente Lagos.

Digo tendríamos, ya que, seguramente producto de la ingenuidad de quien no había participado nunca en este tipo de
encuentros, pensé que la presencia del Presidente duraría toda la reunión. Error, el Presidente Lagos estuvo con
nosotros aproximadamente unos veinte minutos.

Previo a la llegada del presidente, cerca de las 11h30, fuimos recibidos por algunos personeros de gobierno, encabezados
por el Señor Eduardo Ortiz, Director, con rango de Embajador, de la Dirección de Comunidades en el exterior
(DICOEX). El señor Ortiz estaba acompañado de don Esteban Tomic, embajador chileno ante la Organización de Estados
Americanos (OEA) y de don Alvaro Zúñiga, actual cónsul de Chile en New York y próximo embajador de Chile en Canada.

Luego de intervenciones del Embajador Ortiz, sobre el papel que le corresponderá jugar a la DICOEX y sobre los
proyectos de ley que están en el Congreso (nacionalidad y derecho a voto), del Embajador Tomic sobre el lugar que la
diplomacia chilena ocupa en la reunión de la Cumbre de las Américas y del futuro Embajador Zúñiga, varios miembros de
la delegación de chilenos residentes en Canada hicieron uso de la palabra, para expresar, tanto el apoyo de los chilenos a
los proyectos de ley ya mencionados, como para hacer algunas sugerencias o pedidos, como quieran llamarse, al gobierno
chileno. No me voy a extender sobre estas peticiones. Sólo decir, que en su gran mayoría, corresponden a las que
PROTACH hizo llegar al Presidente Lagos en la carta cuya copia está adjunta a este informe.

Posteriormente, se incorporaron a la reunión la Primera Dama, Sra Luisa Durán, el Presidente Lagos, quien venía de una
reunión con su colega de Bolivia, y ya casi al final de la reunión la ministra de Relaciones Exteriores, Soledad Alvear, a
quien el Presidente había mandatado para que participara en una conferencia de prensa, posterior al encuentro con el
Presidente Banzer de Bolivia.

El Presidente, luego de una "tournée" de apretones de manos, hizo uso de la palabra. En primer lugar, y como es lógico, se
refirió a los dos proyectos ya mencionados (doble nacionalidad y derecho a voto para los chilenos en el exterior en
elecciones presidenciales). Cabe hacer destacar, que tanto el presidente, como el Embajador Ortiz, insistieron en
reiteradas ocasiones, sobre la importancia que tiene o podría tener el "lobby" de los chilenos en el exterior ante los
senadores, especialmente los que están en contra de estos proyectos. Este "lobby" podría materializarse a través de
envíos, tanto personales como a nombre de organizaciones de chilenos, de mensajes electrónicos a los dichos senadores,
como una manera de hacer presión sobre ellos.

Una de las inquietudes nuestras, compartidas por otros compatriotas allí presentes, tenía relación con los exonerados
políticos, que por una u otra razón, no han podido acogerse a los beneficios previsionales previstos en las dos leyes
anteriores. Al respecto, el Presidente Lagos manifestó su total acuerdo e interés por enviar un nuevo proyecto de ley
que permita corregir esta situación.

El Presidente mencionó, en su intervención, que hubiera querido reunirse con un número mayor de chilenos, como lo había
hecho la víspera en la alcaldía de Paris, pero que no podía hacerlo por estar particpando en una reunión multilateral. En
todo caso, hizo presente, que si el gobierno canadiense lo invita en visita oficial a Canada, tendría mucho gusto en
reunirse con la colonia chilena residente.

Otros de los temas que el presidente abordó en su corta alocución tiene relación con los intercambios culturales,
deportivos y de jóvenes entre Chile y los chilenos residentes en el exterior. Para ello, nos invita a presentar proyectos
concretos de intercambio. Estos proyectos podrían canalizarse a través de DICOEX o de los consulados.

Frente al tema de la convalidación de títulos y grados, el Presidente está plenamente conciente de la dificultad que ello
implica para los chilenos que vuelven a Chile, pero también nos hizo saber que este es un hueso muy duro de roer y no me
dio la impresión de estar muy optimista para solucionar este problema.

Finalmente, el Presidente se manifestó muy favorable a la realización de un encuentro que regrupe a representantes de
chilenos de los diferentes países.

Finalizado el encuentro, nuestros "escoltas" de la GRC nos reunieron, nos pasaron lista (para ver si estábamos todos) y
nos condujeron hasta la salida del perímetro de seguridad, desde donde nos dirigimos a un restaurant en la calle Petit
Champlain en donde compartimos un almuerzo de camaradería con los compañeros de otras ciudades y provincias
canadienses, con excepción de los colegas de Toronto quienes tuvieron que retirarse terminado el encuentro con la
comitiva chilena.

Al comienzo de este informe manifesté mi ingenuidad frente a este tipo de reuniones. Es esa misma ingenuidad que me
hizo quedar con un gusto "a poco". En verdad, pensé que ibamos a ser presentados en forma personal al Presidente y que
ibamos a tener la posibilidad de hacerle una breve presentación de lo que son las organizaciones que representábamos en
esa reunión. Finalmente no fue así. Espero que el Presidente tenga la posibilidad de leer los documentos que se le
entregaron, entre los que figuran la carta de PROTACH, así como un ejemplar del último boletín de nuestro organismo.

A pesar de mi ingenuidad y de mi casi decepción frente al desarrollo de la reunión, me pareció una experiencia
interesante, digna de ser vivida y espero que otros miembros de PROTACH, tengan la posibilidad, en un futuro
relativamente próximo, de vivir una experiencia similar.